Las Fiestas Patronales de San Pedro vivieron este viernes, 29 de junio, su día grande… Un compendio de actos deportivos, culturales y religiosos que abarcaron toda la jornada, adquiriendo especial protagonismo la Fiesta del Arte, con la periodista Carmen Alcayde como mantenedora de la misma.

Una emotiva jornada que acogía en la mañana el traslado del Pendón de la Ciudad de Güímar hasta la Iglesia de San Pedro Apóstol, donde al ser recibido se celebraba la Eucaristía en honor a San Pedro, predicando el Rvdo. D. Macario Manuel López García, y en la que se cantaba la Eucaristía ‘Misa Pontificalis de Perossi’, con acompañamiento de orquesta de cámara junto los Coros ‘Miguel Castillo’ y ‘Amigos del Arte’, siendo dirigida por D. Felipe Neri Gil Marrero. A su finalización, se producía la Procesión del Mediodía de las imágenes de San Pedro y San Pablo, acompañados de los feligreses, amigos y allegados que se desplazaron hasta el enclave.

Con posterioridad, adentrada la tarde, el entorno de la Plaza del Ayuntamiento se mostraba como escenario para la celebración de la Fiesta del Arte, una gala dirigida por Juan Carlos Armas y presentada por Marta Mallorquín, en la que la entrada musical vino brindada por Wycho y su ballet Epsylon para dar lugar, con posterioridad, a la presencia en el escenario de las candidatas, damas y la Reina de las Fiestas Patronales de San Pedro 2018.

También en el acto de apertura, resulta importante destacar el emotivo reconocimiento realizado al policía local Rubén Henríquez Hernández, el cual acaparaba la atención el pasado mes de marzo al ser la primera persona en auxiliar en el municipio a un menor tras electrocutarse en una torre de alta tensión, asistencia imprescindible para salvarle la vida.

Ya en el ecuador del acto, Carmen Alcayde realizaba su discurso como mantenedora de esta fiesta, tras agradecer las palabras que su amiga y compañera Lydia Lozano le dedicaba en su presentación. Un discurso que daba comienzo con el agradecimiento al pueblo de Güímar y a las autoridades por su petición como mantenedora, a la que respondía con un claro ‘eso no se pregunta… Directamente sí’. Tal y como comentaba, ‘es para mí un honor y un orgullo estar aquí hoy’ ya que, ‘según las referencias que me han llegado, San Pedro ha sido, a través de los siglos, un acontecimiento muy importante en Güímar. Un momento especial del año no solo en lo religioso, sino en lo social y cultural, siendo una de las grandes fiestas de la isla.’

Alcayde de Ballesteros realizaba en su discurso un recorrido por diversos hitos históricos de la localidad, como ‘la crisis vivida en el siglo XVII por las trabas arancelarias que sufrieron los vinos isleños que, sumándose con ello las nacientes producciones americanas, llevó al municipio a un descenso económico que no le permitiría celebrar unas majestuosas Fiestas Patronales como con anterioridad’, originándose con ello la división del cuidado de tan importantes fiestas en San Pedro Arriba y San Pedro Abajo, según fuera año par o impar. Pero también aprovechó para traer al recuerdo a grandes personas que han hecho mantener el sentimiento por estas fiestas, como es el caso de don Niceto Alberto Díaz, comerciante, colaborador altruista en actividades sociales, culturales, religiosas y, entre otras cosas, impulsor de las principales festividades de Güímar; ya que, según palabras de la mantenedora ‘ una constante de estas fiestas ha sido la presencia de artistas de primera categoría, tanto cantantes como humoristas’, como pudo conseguir el añorado don Niceto Alberto años atrás, con el concierto ofrecido por Antonio Molina en la Fonda Medina, como muchos recuerdan.

A modo de agradecimiento, el acto del discurso concluía con la entrega, por parte de Carmen Luisa Castro Dorta, de la correspondiente metopa a la mantenedora en el escenario, contando con la presencia también de la periodista Lydia Lozano, siendo agasajadas ambas invitadas con detalles únicos del orfebre Juan Gil, dando paso así, con posterioridad, a la magistral actuación de los ‘Amigos del Arte’, como tienen acostumbrados a los asistentes, finalizando con ellos el acto.

Cerrada la noche, se procedía a celebrar la Solemne Procesión de las imágenes de San Pablo y San Pedro alrededor de la plaza homónima, acompañados de la Danza de Cintas de San Pedro Arriba, como no podía ser de otra manera, la Banda del Regimiento de Infantería nº49, banda militar del Cuartel General del Mando de Canarias;  el clero parroquial, las autoridades locales así como insulares, con Carlos Alonso Rodríguez, presidente del Cabildo Insular de Tenerife, y Félix Fariña, consejero insular de dicha institución, al frente; junto con las invitadas y todos aquellos que desearon disfrutar de esta estampa en la que las imágenes eran enaltecidas entre el cariño de la comitiva, música, danza y fuegos artificiales.

El colofón de esta gran jornada vino de la mano de la actuación estelar de la Oreja de Van Gogh en la Plaza de San Pedro, trayendo recuerdos al presente con canciones como ‘El último vals’,     además de poder disfrutar de temas como ‘Verano’, el primer single de su séptimo álbum de estudio, denominado ‘El planeta imaginario’. A su término, el ambiente se mantenía con el gran baile amenizado por la orquesta ‘La Sabrosa’, concluyendo una noche más con la esperada Noche de Quioscos.

La concejal del área de Fiestas, Rosa María Pérez Dorta, aprovecha para «agradecer, una vez más, la involucración mostrada por todos los agentes intervinientes en el día de ayer, haciendo posible que el día grande de las Fiestas Patronales de San Pedro se viva en un ambiente inmejorable».