Anoche, la Plaza de San Pedro Apóstol volvía a ser escenario de ‘La Pasión de Güímar’, la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, dirigida por Nayra Gómez Rodríguez, que se ha posicionado como uno de los actos más importantes de la Semana Santa de esta zona sureña, siendo la presente su XXIV edición.

Las nueve de la noche es la hora que daba partida a esta especial representación, siendo una de sus notorias particularidades su escenificación nocturna. En ella, religión y tradición popular se entremezclan para hacer de esta conmemoración uno de los actos más queridos de la Semana Santa de esta localidad, y que nadie quiere perderse.

La Pasión da vida a todo un compendio de escenas representativas de los episodios evangélicos que narran los últimos sucesos protagonizados por Jesucristo, desde la última cena, la oración en el Monte de los Olivos, pasando por la traición de Judas o el paso con la cruz, hasta la crucifixión y el penar de María, escenas representadas por un numeroso equipo humano de más de 200 voluntarios que impregnan la obra con su esencia, siendo acompañados por los ballets Loli Pérez y Shudokan Andreína Acosta, además de todo un despliegue de sonido, iluminación y atrezo que crean un halo inigualable.

Desde la Concejalía de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, con David Román al frente, se quiere «felicitar a todos los intervinientes, directos e indirectos, que han dado forma a esta representación, la cual ha sido cuidada hasta el más mínimo detalle y que no ha dudado en congregar a una multitud de personas de manera incondicional, notándose así el cariño que despierta en el municipio… Aprovechando, además, para agradecer la asistencia al numeroso público asistente, ya que es un acto creado ‘por y para el pueblo’».