El pasado viernes, 20 de mayo, y con motivo de la celebración del Día Mundial de las Abejas, tuvo lugar una interesante charla sobre estos importantes polinizadores y la trascendental función que desempeñan para la supervivencia de nuestro planeta. El ponente fue un vecino de nuestro municipio muy implicado en el mundo de la agricultura y ganadería sostenible, D. Willy Acosta, quien desde hace años viene desarrollando una importante labor en el mundo de la apicultura de Güímar y del resto de la isla.

En la ponencia, los asistentes pudieron conocer de primera mano cómo es el ciclo vital de estos invertebrados, la sociedad que se conforma dentro de cada colmena, el trabajo comunitario que cada elemento de la misma desempeña, los peligros a los que se enfrentan durante su corta existencia, así como el trabajo, esfuerzo y dedicación que un apicultor realiza para sacar adelante su producción de cera, propóleo, polen, miel y jalea real. Asimismo, conocimos la importancia del agua para la supervivencia de estos fantásticos polinizadores y descubrimos que con el simple gesto de dejar pequeños cuencos en nuestras terrazas o jardines con un poco de agua y unas piedras donde se puedan posar para beber, contribuiremos de forma trascendental a su supervivencia.

El 35 % de la tierra de cultivo precisa de los polinizadores para producir, siendo las abejas las que realizan la tercera parte de ese trabajo, de tal manera que si no cuidamos de ellas y de otras especies tales como los colibríes, las mariposas o, incluso, los murciélagos, pondremos en riesgo, no sólo la cantidad, sino también de la calidad de los alimentos que consumimos. Aún estamos a tiempo de revertir esta situación entre todos y todas con gestos sencillos, entre los que destacan: cultivar especies que florezcan en diferentes épocas del año, siendo las más apreciadas por las abejas las aromáticas, manzanos, arándanos, cebollas, calabazas, almendros, fresas o pepinos; dejar cuencos con agua limpia con elementos dentro para impedir que se ahoguen; comprar miel a los apicultores de nuestro municipio; reducir el uso de plaguicidas y pesticidas, entre otros.

Desde el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Güímar, dirigida por la concejal delegada, Beatriz Perdomo, se agradece al ponente su colaboración y que haya compartido con los/as asistentes sus amplios conocimientos, experiencias y anécdotas en el fundamental mundo de la apicultura.