Esta semana en ‘Noche de Taifas’, programa dirigido por Elvis Sanfiel, ha tocado viajar a El Escobonal, Güímar, mostrando su música, sus peculiaridades populares, así como sus valores y riquezas, tanto musicales como de su gente.

Y es que hablar de El Escobonal, es hablar de música, tradición, rondallas… La agrupación que preside Federico Marrero, la Rondalla de El Escobonal, dirigida por Miriam González, fue le encargada de dar el toque de color y distinción a esta noche tan especial, no solo por su característica vestimenta sino por su buen hacer, como mostraron a todos los asistentes, abriendo esta noche, como no podía ser de otra manera, con la berlina.

Elvis Sanfiel destacó la investigación y compendio que ha realizado esta rondalla en el transcurso del tiempo. «Cuarenta años de trabajo, esfuerzo y dedicación para la recopilación de piezas, recorrido por el que han pasado figuras importantísimas como Joaquín Rodríguez o Josefina Marrero, trabajo que merece una felicitación» – apuntó el presentador.

Pero la rondalla no estuvo sola. También estuvieron presentes dos grandes mujeres, y con sus voces vinieron las folias, «mujeres con carácter, con temperamento, que respiran canariedad por los cuatro costados» – describe  Elvis- María BarbuzanoRosa Castro, que aprovechó para especificar que el acople realizado a una de las folias fue extraído de unos versos del libro ‘Agacheros, 60 años de folclore’ de la gran folclorista agachera, Luisa Chico. Pero no fueron las únicas voces que destacaron esta noche. Elvis Sanfiel también quiso hacer mención a la voz masculina que estuvo sonando, prácticamente, toda la noche, la de Eloy Rodríguez.

Durante toda la noche estuvieron acompañados, también, por la agrupación ‘Guaydil’, formación de Buenavista del Norte creada en 2010, que mostró un amplio repertorio de música universal popular, tocando temas como ‘Santa Lucía’ de Miguel Ríos o ‘Color esperanza’, compuesta por el argentino Coti y popularizada por Diego Torres.

Güímar no es solo rica por su música, sus tradiciones o su gente, también lo es por su gastronomía, no faltando en ningún momento el ‘Brumas de Ayoza’ o la cesta de frutas que formó parte del decorado, brindada por la Cooperativa de La Medida, de Lomo de Mena, que pudieron degustar tanto el presentador como la Alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro, que también formó parte en esa noche tan especial, aprovechando para agradecer al programa estar nuevamente en el municipio y dedicando palabras primorosas al enclave de El Escobonal, «lugar que guarda numerosos tesoros y valores, desde sus rondallas hasta su litoral de Agache».

Dentro de esos tesoros se enmarcan las costumbres y oficios, algunos en extinción, como el de la artesana de calado Angelina, siendo el punto más entrañable del encuentro, a la par que divertido, oficio que no solo ha ejercido de manera independiente, sino también enseñando a las nuevas generaciones.

Pero si de algo se caracteriza El Escobonal, aparte de lo anteriormente descrito, es de su defensa a ultranza de nuestro deporte vernáculo, la lucha canaria. Por ello, también estuvo presente la representación de la cantera del Club de Lucha Benchomo, con su Presidente Xerach Puerta a la cabeza.

El concejal de Cultura, David Román, que también formó parte de esta noche, junto con otros compañeros como Rosa María Pérez, edil de Fiestas, recalca que «El Escobonal no pudo tener mejor representación para esta gran noche, que fue del disfrute de todos».