Casi un año más tarde del inicio del estado de alarma por la Covid-19, la Banda de Música de la Asociación Cultural Patronato Amigos del Arte de Güímar congregó anoche a un grupo de güimareros y güimareras en la carpa de la Plaza de San Pedro.
“Todo es diferente: el espacio, la colocación de los músicos, los ensayos. Sin embargo, esta situación lo ha hecho aún más emocionante” -comentaba el presidente de la asociación, Fernando Díaz.
Todas las personas presentes coincidieron en lo mismo. La actuación de la banda de música era singular y conseguía sorprender a quienes por allí paseaban. El recuerdo del confinamiento no pasó desapercibido como demostraron con la elección de la obra “Resistiré” en su repertorio. El concierto, el primero del año, cumplió con todas las medidas sanitarias necesarias para que el público asistente se sintiera cómodo y pudiese disfrutar del primer evento al aire libre en Güímar en 12 meses.
La Concejala del área, Magüi Campos, quiso agradecer a todos los componentes de la banda por “su dedicación y su incansable tesón a la hora de preparar un concierto, siendo conocedora de la dificultad que entraña haber ensayado en grupos reducidos. Ha sido un reto para los músicos y músicas y también para su director. Pero, sin duda, ha merecido la pena. Han demostrado que necesitamos la cultura viva. Seguiremos trabajando por una cultura segura”.