Las Fiestas de El Socorro refuerzan su seguridad para la Bajada

Las Fiestas de El Socorro 2018 vivirán su día grande este viernes, 7 de septiembre, con la tradicional Bajada a El Socorro. Por ello, y debido a la gran afluencia de público que arrastra cada año, la Concejalía de Policía y Seguridad Ciudadana, con Francisco Javier Amador al frente, ha procedido a reforzar la seguridad en su recorrido.

En el presente año, el dispositivo de seguridad contará con más de 80 efectivos, divididos por áreas, que será conformado por personal de la Guardia Civil, Policía Autonómica, Policía Local, Protección Civil, contando con un equipo de montaña de rescate de Protección Civil de Candelaria, seguridad privada, sanitarios, socorristas, así como el correspondiente hospital de campaña, y el centro de coordinación CECOPAL, estos dos últimos próximos a la entrada del Caserío.

«Ha dado comienzo la cuenta atrás para la celebración del día grande de las Fiestas en honor a Nuestra Señora de El Socorro, una de las fiestas más esperadas por los güimareros y güimareras, pero también atrae a una numerosa cantidad de visitantes que parten desde diversos puntos de la isla, siendo una cita anual marcada en el calendario por todos los tinerfeños» – comenta Francisco Javier Amador. «Por ello, se invita a todos a vivir esta festividad en un ambiente festivo pero distendido, procurando mantener la diligencia debida, y así poder disfrutar en comunidad de ellas, recordando el ambiente familiar y jovial que las caracteriza».

TITSA pone en marcha un servicio especial por las Fiestas del Socorro de Güímar

‘Transportes Interurbanos de Tenerife (TITSA), empresa del Cabildo de Tenerife, pone en marcha un servicio especial para atender la demanda de viajeros que quieran disfrutar de las Fiestas del Socorro de Güímar.

La compañía ha creado para esta ocasión la línea 530, que unirá Güímar y El Socorro los días 7 y 8 de septiembre, En el caso, del día de la Bajada de la Virgen, el viernes día 7, operará desde las 04:30 hasta las 21:00 horas aproximadamente, con una frecuencia de 10 a 15 minutos, según la demanda existente. Asimismo, el sábado día 8, día de la Subida de la Virgen, se dispondrá de dicho servicio entre las 13:00 y las 21:00 horas.

Por otro lado, la línea 120, que une el Intercambiador de Santa Cruz de Tenerife con la Estación de Güímar, por Candelaria y El Puertito, pasará por El Socorro en ambos sentidos durante todo el día 7 de septiembre y el día 8 hasta las 18:00 horas.

Asimismo, mientras se mantenga cortada al tráfico la Avenida de Santa Cruz de Güímar por la afluencia de público, la línea 120 circulará entre El Puertito y la Estación de Güímar por el cruce de Arafo.

Además, el domingo 9 de septiembre, la compañía ha establecido un servicio de la línea 120 a las 05:00 horas entre Güímar y el Intercambiador de Santa Cruz de Tenerife para atender la demanda de viajeros al finalizar la verbena.

TITSA pretende cubrir así las necesidades de los pasajeros y ofrecerles un mejor servicio. Los viajeros que así lo deseen podrán consultar esta información en la página web www.titsa.com, llamando al teléfono de información, 922 53.13.00, o a través de las redes sociales de la compañía.’

Fuente: página web de Transportes Interurbanos de Tenerife (TITSA).

Ntra. Sra. de El Socorro ya tiene su nuevo manto

La ermita de El Socorro acogía este domingo la presentación del nuevo Manto de la Virgen de El Socorro, prenda que lucirá mañana miércoles, 5 de septiembre, en el 25 aniversario de su proclamación como Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la Ciudad de Güímar.

En el acto se contaba con la presencia de la alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, Carmen Luisa Castro Dorta; David Román Escobar, concejal de Cultura; Rosa María Pérez, edil de Fiestas; así como el párroco Pedro Pérez, Javier Eloy Campos, los mayordomos de la Virgen y, como no podía ser de otra manera, el bordador gaditano Ramón Fernández Ruiz, ante los numerosas personas curiosas que no quisieron perderse este hito.

El nuevo manto con el que cuenta la Imagen, el cual es brindado por la Alcaldía del Consistorio en nombre del pueblo de Güímar, ha sido bordado en hilo de oro sobre un fondo azul marino, mostrándose en su superficie el escudo de la ciudad, así como las ermitas e iglesias donde pasa Ntra. Madre en su Bajada anual y lustral: el Calvario, el Monasterio y las ermitas de El Socorro, Chinguaro y Santo Domingo. El mismo, el cual ha conquistado a los güimareros y güimareras, fue ideado por Javier Eloy Campos y realizado por Ramón Fernández Ruiz, del Taller de Bordados de San José de Cádiz, el cual lo impregnó de su estilo personal.

«Javier Eloy tenía claro lo que querían encargar. No era un manto más para engrandecer el patrimonio, querían el manto de la Patrona de Güímar. Un manto que fuera solo para ella, personal, identificativo del pueblo que la arropa. Que llevara presidiendo el escudo vuestro (de los güimareros), pero además reflejados los diversos sitios donde se vive, se comparte, se celebra y, sobre todo, se transmite de generación en generación la fe y tradiciones identificativas de esta zona de Canarias» – comentaba el mentado bordador, Ramón Fernández.

En cuanto a los detalles del manto, «destacaría las cartelas. Eso lo que más personalidad le da, así como el contorno que las rodea, donde se ha utilizado una de las técnicas más complejas y delicadas, la hojilla. Una lámina de plata dorada que, cuando se trabaja bien como es este caso, da el efecto de una pieza de orfebrería engarzada».

«Este año, Güímar y su Virgen de El Socorro se engalana con honores porque se cumple el 25 aniversario del nombramiento de nuestra querida Virgen como Alcaldesa Honoraria y Perpetua. En 1993 se acordó por unanimidad del Pleno del Ayuntamiento dicho nombramiento, así como la entrega a la Patrona de Güímar de los distintivos propios de este cargo» – comentaba Carmen Luisa Castro en su intervención.

«Nosotros, y permítanme incluir aquí a la anterior alcaldesa Tita Díaz, ya que también fue una de sus últimas voluntades, no podíamos dejar pasar esta oportunidad, ya que sentíamos que debíamos al menos contribuir con este reconocimiento y presente, no solo por el hecho de hacer más grande esta romería, sino por la necesidad de rendir honores a nuestra amada Virgen. Así es el sentir de este pueblo honrado, laborioso y devoto» – añadía.

Al término de este especial acto, tuvo lugar el tradicional concierto de la Banda de Música Patronato Amigos del Arte, con la interpretación de la ‘Salve’ y ‘Pasodoble’, con el acompañamiento del Coro Miguel Castillo.

Este miércoles, 5 de septiembre, podrá verse a la Virgen de El Socorro con su nuevo manto, día en el que se conmemorará el 25 aniversario de su proclamación como Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la Ciudad de Güímar. Además, y por ello la singularidad de este año, coincidiendo tal festividad con la celebración de los 10 años desde su coronación canónica, datada el 19 de octubre de 2008, tendrá lugar la II Peregrinación Lustral de la Virgen, la cual ha sido trasladada al próximo mes de noviembre por cuestiones organizativas.

Reluce en plenitud el trabajo original del gaditano López Ruiz realizado en la Fonda Medina

El Excmo. Ayuntamiento de Güímar, a través de su Concejalía de Cultura y Patrimonio Histórico, dirigida por David Román Escobar, y el Cabildo Insular de Tenerife, con su presidente Carlos Alonso al frente, procedían este pasado sábado, 1 de septiembre, a celebrar la inauguración oficial de las pinturas murales del gaditano Manuel López Ruiz, las cuales se encuentran ubicadas en la Fonda Medina.

Esta jornada festiva recogida dentro de la programación de las Fiestas de El Socorro 2018, contó con la asistencia de las autoridades locales, con Dña. Carmen Luisa Castro al frente, así como autoridades insulares, debido al trabajo conjunto gracias al convenio de colaboración entre ambas instituciones como parte del Plan de Patrimonio Histórico, presenciando el acto Dña. Josefa María Mesa, consejera de Juventud, Igualdad y Patrimonio; D. Efraín Medina, consejero de Empleo, Comercio, Industria y Desarrollo Socioeconómico; y D. Félix Fariña, consejero con Delegación Especial en Tecnologías de la Información y Comunicación y Sociedad de la Información.

Tras casi un periodo de un año desde el comienzo de la restauración y conservación de los murales, las pinturas murales de Manuel López Ruiz ya ven la luz, gracias al laborioso y pluscuamperfecto trabajo llevado a cabo por la empresa In Situ Conservación y Restauración S.L.U., por un importe total de adjudicación de 45.680,23 €, costeado íntegramente por el Cabildo Insular de Tenerife, con los restauradores Dña. Nieves Luisa Cabrera Castro y D. Domingo Cabrera Benítez como cabezas visibles, aunque respaldados por un amplio equipo en el que se incluyen, además, arquitectos e historiadores.

En este día, D. Domingo Cabrera Benítez, informaba a los asistentes del procedimiento seguido. Desde el diagnóstico y patologías previas, pasando por el proceso de restauración, así como datos del propio autor de las pinturas, las cuales datan de principios del siglo XX y representan diversos enclaves del Valle de Güímar, entre ellos el Pico Cho Marcial; además de contestar a cuantas dudas suscitaban a los presentes.

La superficie total policromada tratada, conformada por 122 m², comenzaba a analizarse el pasado 11 de septiembre de 2017, conllevando un periodo inicial de 8 meses de toma de muestras y analíticas necesarias para conocer el verdadero estado en el que se encontraban. «Las pinturas habían sufrido un notable deterioro debido a problemas, principalmente, antrópicos, que desmejoraron el aspecto ideal que debiera tener una pintura», como indicaba la restauradora Dña. Nieves Luisa Cabrera a su comienzo. Por esta razón, resultaba vital el trabajo a realizar por la química del laboratorio.

Tras ese proceso inicial, el minucioso trabajo evolucionaba con la documentación fotográfica, el levantamiento planimétrico, la eliminación de diversos elementos obsoletos, así como luminarias que no formaban parte del programa original; la consolidación de la película pictórica, el tratamiento de grietas y grandes lagunas, la limpieza físico-química, la reintegración de lagunas, la protección del original y la reintegración cromática, entre otras diversas acciones complementarias… Un trabajo exhaustivo que ha permitido poder disfrutar nuevamente de estos murales en todo su esplendor.

En cuanto al autor, el pintor gaditano Manuel López Ruiz (1869-1960), se formó en la escuela de Bellas Artes de Cádiz. Completó sus estudios artísticos en Madrid, pero se trasladó a Santa Cruz de Tenerife en 1895, donde desarrolló su carrera pictórica, alternándola con su labor pedagógica en la Escuela de Artes y Oficios de la citada ciudad.

Su obra se encuadra dentro de la corriente regionalista iniciada a finales del siglo XIX, cuyos principios beben de las fuentes de los movimientos romántico y naturalista, mostrando esta última faceta en las decoraciones realizadas en la Fonda Medina, así como en otros enclaves del municipio tales como el antiguo ‘Cinema Los Ángeles’, las cuales representaban sirenas, marinas y paisajes montañosos de la isla; así como las pinturas murales al fresco del ábside de la Iglesia de San Pedro, que representan arquitecturas fingidas.

Inmersos en este acto cultural, además, se pudo disfrutar en el patio de la Fonda Medina de una exposición de fotografías bajo la denominación ‘Memorias de un pueblo… Güímar’. Casi un centenar de fotografías, cedidas por vecinos y vecinas del municipio, que han sido recopiladas por parte de la fotógrafa Elena Díaz durante meses. Una entrañable exposición que supo captar la atención de los asistentes atrayéndoles recuerdos dormidos y presentes, viéndose plasmado en ella el gran cariño y esfuerzo dedicado por la fotógrafa, un generoso acto realizado por y para el pueblo de Güímar.

«Con la inauguración de las pinturas murales de la Fonda Medina, el municipio suma así un tesoro cultural más a los múltiples que posee» – comenta David Román Escobar. «Desde el área que dirijo, apostamos notoriamente por la puesta en valor de nuestro patrimonio, así como la promoción de la cultura a través de los mismos, por lo que no podemos estar más que agradecidos por la celebración de este día; aprovechando para agradecer a los asistentes formar parte de este día, así como al Cabildo Insular de Tenerife por hacerlo posible. Además, felicitar a la empresa In Situ Conservación y Restauración S.L.U. por el magistral trabajo realizado».

Reminiscencias pasadas y presentes formaron parte del pregón de las Fiestas de El Socorro 2018

En la noche de ayer, la Iglesia de San Pedro Apóstol acogía la lectura del pregón de las Fiestas de El Socorro 2018 de la mano de don Carlos Enrique Alonso Rodríguez, ante las miradas del numeroso público asistente.

Don Carlos Alonso ha desempeñado diversos cargos en las administraciones autonómicas e insular, entre ellos el de director general de Asuntos Económicos con la Unión Europea del Ejecutivo autónomo, presidiendo en la actualidad el Cabildo Insular de Tenerife.

Tras su agradecimiento a las autoridades locales por su presencia en el acto, especialmente a la alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, doña Carmen Luisa Castro; así como a la parroquia, y de especial manera a su cura-párroco, don Pedro José Pérez, por la designación brindada el presente año como pregonero de estas fiestas, iniciaba la lectura del pregón, en el cual reconocía «llegar a este instante con emoción. Buscando las miradas de los que conozco, de muchos de los que me han visto transitar por el camino del Socorro en estos años. De los que a través de la mirada, conozco en sus casas, siempre abiertas, en Güímar, por el Socorro o por cualquier día de visita. Será que no me siento visitante entre estas miradas que me son tan cercanas, aunque uno no sea de aquí», adentrándose incluso a narrar cuantas anécdotas vivió de pequeño con sus padres en Güímar.

Como no podía ser de otra manera, reminiscencias históricas hacían acto de presencia, que recordaban el motivo de celebración de estas preciadas fiestas. Y es que «la historia de la Virgen del Socorro es también la historia de un gesto. De una mano detenida en el aire y una piedra que no se lanza. La ceremonia que se rememora en la playa de Chimisay es el recuerdo de un instante, de un gesto que resume el encuentro entre una nueva civilización, la que conquistó el futuro de estas islas, con la vieja sociedad aborigen que habitaba en las islas antes de la conquista. Un instante que también cambió la historia de esta isla, desde las costas del Socorro, con nuevos colores, añadiendo a los de la arena oscura y a los pardos de las pieles de cabra, los colores vivos, ocres, carmines, púrpuras, naranjas que reflejan el manto de Chaxiraxi.» – recordando especialmente la versión de este encuentro ofrecida por el dominico Espinosa.

«La historia de este enclave comienza con un instante, el instante en el que pastores y guerreros se enfrentaron a un hecho milagroso e inexplicable. Pero son muchos los instantes que jalonan la historia de este pueblo industrioso y trabajador». Durante su pregón, recordaba la historia de Güímar a través de los años, especialmente vinculada a la agricultura, «un valle fértil que se convirtió en su día en la despensa de toda la isla», donde se vivieron «tiempos de alpargata, de sombreros, de cocinas de leña, de pescaderas que subían con el pescado en la cabeza desde la costa para venderlos casa por casa, con aquellas pesas de balanza y cayados de playa», conformándose como una gran época para el Valle.

Pero también mencionaba ‘cicatrices abiertas’ con las que Güímar ha debido convivir, como las que «dejó la extracción de áridos destinados al crecimiento del Sur. Sin duda, la riqueza de muchos y la avaricia de unos cuantos ha sido un costo para este municipio», todo ello en esa nube de avance en el turismo, del que Güímar no se incentivó de igual manera, pero en el que igualmente «hombres y mujeres comerciantes, industriales, promotores que en mucho ayudaron a sacar esta isla adelante. Con ellos avanzó Güímar.»

A pesar de todo ello, recuerda que «Güímar no ha terminado de hablar en cuanto a su papel en el desarrollo futuro de Tenerife. Está en una posición geográfica privilegiada. Mantiene intacto su carácter de pueblo y sus posibilidades estratégicas. Crece de forma sensata y está fijando una nueva población que tiene a su alcance, a poca distancia y con excelentes comunicaciones, tanto el área metropolitana como ese Sur donde el turismo sigue siendo de capital importancia».

Pasando el ecuador del mismo, pronunciaba uno de los momento más emotivos de este encuentro. «Venir al Socorro es venir a ver a amigos, acompañar a la Virgen es venir a acompañar a Güímar entero, es oler a albahaca. Visitar las casas de Cheo, de Domingo el Panorama, de los Campos o rendir visita a Dolo, a Javier, a José Manuel García, a la familia de Crucy o a la Mocana. Entrar con la potroca en la Ermita y llegarse a la playa a respirar el alisio. Las miles de personas que se congregan cada año en las fiestas del Socorro acuden a la llamada de una celebración que se mantiene más viva que nunca, que la mantienen ustedes, los güimareros. Y son esas tradiciones y recuerdos que mantenemos las que nos hacen diferentes y especiales».

El pregón comenzaba con una referencia expresa a El Socorro, y, como no podía ser de otra manera, acababa en él. Exactamente, a su Virgen del Socorro, a la madre de todos los güimareros y güimareras. «Me voy a permitir hoy también pedirle a la Virgen del Socorro que nos eche una mano. Que nos dé fuerzas para cargar con el peso de la responsabilidad de poner a Güímar y a Tenerife en donde se merecen. Estoy seguro que con el apoyo de Nuestra Señora esa carga será más fácil de llevar».

«Me queda en este pregón anunciar la fiesta. Anunciar a la isla entera que tienen en Güímar al mejor pueblo, al más hospitalario, al que custodia el origen de nuestra devoción mariana. Que disfruten de las fiestas del Socorro desde pronto en la mañana, que atiendan la hospitalidad con respeto y devuelvan fervor, alegría y música. Y que ayuden a conservar una tradición que en verdad es única en esta isla».

El acto concluía con la actuación musical de la banda ‘Patronato Amigos del Arte’, deleitando a los presentes con su buen hacer, una vez más; así como con la debida foto oficial para recordar.

Tras él, se seguía el ambiente festivo en el Caserío de El Socorro, con el concierto de la Agrupación Vocal e Instrumental ‘Amigos del Arte’, con la participación en esta noche del grupo ‘Anocheza de Güímar’, con la correspondiente entrega del premio ‘Domingo Díaz Martín’; y posterior ‘Noche Joven’, con el DJ Brain Cross al frente, en colaboración con Europa FM.