Desde el Área de Protección y Bienestar Animal, queremos recordar la importancia de proteger a nuestras mascotas para prevenir posibles golpes de calor y lesiones derivadas de las altas temperaturas.

Debido a las temperaturas del verano, los golpes de calor son la razón más habitual de urgencia veterinaria en esta época. Para prevenirlo debemos ser cuidadosos con no dejar al animal encerrado en habitáculos sin ventilación ni sombra (ej. coches), no pasearlos en las horas de más calor y dejarles siempre agua a su disposición.

Otro de los casos de urgencias veterinarias más comunes en verano son las almohadillas con quemaduras. El suelo de la calle alcanza temperaturas tan altas que provocan graves daños a nuestras mascotas, las cuales pueden provocar infección, por lo que debemos intentar pasearlos por lugares con sombra. Si detectas estas lesiones en sus almohadillas, no le apliques nada, lo mejor es acudir al veterinario.

Según recomendaciones veterinarias, en caso de golpe de calor, debemos trasladar al animal a un lugar fresco y dejarle agua cerca. Si los síntomas persisten, debemos acudir al veterinario.

Si tu mascota es más susceptible a golpes de calor, por su raza, edad o condición médica, la prevención es tu mejor cura.

En palabras del Alcalde, Airam Puerta: “Tener una mascota conlleva una gran responsabilidad y, como seres sintientes que son, debemos preocuparnos por su bienestar y protección durante todo el año, pero especialmente en esta época de verano en la que las altas temperaturas pueden suponer un gran peligro”.

La Concejal de Protección y Bienestar Animal, Patricia Encinoso, ha indicado: “Ahora, más que nunca, debemos estar pendientes de nuestras mascotas y si detectamos síntomas de golpe de calor, atenderles lo antes posible para evitar un mal mayor”.