1.COLONIAS CONTROLADAS DE GATAS Y GATOS FERALES

▪ ¿QUÉ ES EL CES?

El programa de Captura Esterilización y Suelta (CES) de los gatos que viven en la calle implica la captura de los felinos sin dolor, llevarlos al veterinario para que sean esterilizados, el marcaje de sus orejas con una pequeña muesca (es la marca para reconocer a los felinos ya esterilizados) y su vuelta a la colonia de origen. Los programas CES de esterilización y suelta tienen enormes beneficios tanto para los gatos comunitarios como para los vecinos: los gatos viven vidas más sanas, la población de felinos callejeros se reduce y los vecinos dejan de sentir las molestias asociadas a la presencia de gatos no esterilizados, como ruidos, peleas u olores por marcaje.
El método CES de esterilización y suelta es la única forma de gestión posible para los gatos callejeros.

▪ ¿QUÉ ES UN GATO CALLEJERO?

Un gato feral, asilvestrado o callejero es un felino doméstico que vive en la calle, y que tiene miedo a los humanos por no haber tenido la oportunidad de socializarse a tiempo.
Los gatos callejeros o felinos comunitarios viven solos o en colonias, y muchos toleran la presencia humana, ya que su supervivencia depende de que podamos ofrecerles el alimento y refugio que necesitan.
Un gato callejero puede ser un felino enfermo, sucio, con salud lamentable y obligado a comer de la basura, pero un gato callejero también puede ser un felino con salud, alimentado de forma controlada, con cuidados veterinarios y feliz. El cambio sólo depende de nosotros

▪ ¿HAY GATOS CASEROS EN LA CALLE?

Los gatos callejeros asilvestrados, no socializados, no pueden ser adoptados ni vivir dentro de casa: por ello, encerrarlos en protectoras o centros de adopción sólo implica un sufrimiento innecesario. ¿Cuál es la buena noticia? La gestión ética de gatos callejeros permite tener colonias controladas de felinos sanas, sin molestias para los vecinos y reducir la sobrepoblación. Además, este control hace más fácil reconocer a los gatos caseros perdidos o que han sido abandonados en la calle

REGISTRO DE COLONIAS DE GATOS

2.PERROS CONSIDERADOS POTECIALMENTE PELIGROSOS (P.P.P)

Razas caninas consideradas potencialmente peligrosas
Con las característica siguientes:
Aquellos que pertenezcan a una de las razas siguientes o a sus cruces: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu, así como las razas que determine específicamente el Gobierno, además de las señaladas.
Aquellos cuyas características se correspondan con todas o la mayoría de las características señaladas en el Anexo II del artículo 2 del Decreto 287/2002, de 22 de marzo, que desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de los Animales Potencialmente Peligrosos.
En todo caso, aunque no se encuentren incluidos en los apartados anteriores, serán considerados como perros potencialmente peligrosos, aquellos que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales. Esta potencial peligrosidad tendrá que haber sido apreciada mediante resolución de la autoridad municipal competente en base a criterios objetivos, bien de oficio o después de
una notificación o denuncia, previo informe de un veterinario, oficial o colegiado, designado o habilitado por la autoridad competente municipal.
Los perros que hayan sido adiestrados para el ataque y la defensa no tienen la consideración legal de perros potencialmente peligrosos, los que pertenecen a las Fuerzas Armadas, Fuerzas Cuerpos de Seguridad del Estado, Cuerpos de Policías de las Comunidades Autónomas, Policía Local y empresas de seguridad con autorización oficial.

MODELO AUTORIZACION ANTECEDENTES PENALES PERMISO DE ARMAS Y PPP

3.PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA ANIMALES EN LA VÍA PÚBLICA

4.NORMATIVA

En el ámbito municipal, además el Ayuntamiento cuenta con:
– Ordenanza Municipal sobre Animales Domésticos y de Compañía (B.O.P. nº 78, de 30 de junio de 2000).
– Protocolo de Actuación de Colonias de Gatos Ferales. Aprobado mediante Decreto del Alcalde nº 2020/1924, de 21 de mayo.