En la noche del pasado domingo 1 de septiembre, la Iglesia de San Pedro Apóstol acogía la lectura del pregón de las Fiestas de El Socorro 2019 de la mano de don José Miguel González Santana, ante las miradas del numeroso público asistente.

El acto comienza con las intervenciones del señor cura-párroco, Don Pedro José Rodríguez, quien agradeció la presencia de todos y recordó el significado de la palabra ‘pregón’, `lo que está por venir’. Asimismo, se dirigió al pregonero para agradecerle personalmente que hubiera aceptado el encargo de la comunidad parroquial. A continuación, tomó la palabra Don Javier Eloy, quien presentó a Don José Miguel González, describiéndolo como «una persona perfeccionista y metódica, con una voz asombrosa que ha sabido educar y utilizar». Durante la presentación se destacó la labor social del pregonero en distintos acontecimientos e iniciativas del municipio, alguien que «vive con intensidad las fiestas, pues es uno de sus protagonistas».

Don José Miguel González Santana, natural de Güímar, combina su profesión de oficial de Policía Local en el municipio, con su pasión por la música. Se crió entre las calles de El Socorro, El Calvario y El Marrubial. Realizó sus estudios primarios y secundarios en centros del municipio y posteriormente se diplomó en Ciencias Empresariales por la Universidad de La Laguna. En 2011 opositó para ser oficial de Policía Local, profesión a la que se dedica actualmente. Paralelamente, su afición por la música lo llevó a participar en diferentes agrupaciones de distintos estilos como el Coro Miguel Castillo; la Sociedad Filarmónica Nivaria de Arafo, en la que tocaba el saxofón; o la Agrupación Vocal Amigos del Arte de Güímar, donde comenzó tocando la guitarra. En el año 2004, decide ingresar en el Conservatorio en la especialidad de canto y, a partir de ahí, ha participado en numerosas obras.

Tras su agradecimiento a las autoridades locales por su presencia en el acto; así como a la parroquia, y de especial manera a su cura-párroco, don Pedro José Pérez, por la designación brindada el presente año como pregonero de estas fiestas, iniciaba la lectura del pregón, también dando las gracias, esta vez de una forma más personal, «a Dios, a la Virgen de El Socorro, a sus padres, a su mujer e hijo, a su hermana, a Los Amigos del Arte y a cuantas personas lo alentaron y animaron». Don José Miguel González reconocía «estar agradecido por la tarea encomendada que le había permitido pasar tardes recordando su niñez, anécdotas, leyendo biografías e historias que quedarán siempre en su memoria y corazón».

Como no podía ser de otra manera, reminiscencias históricas, detalles, momentos e identidades hacían acto de presencia, que recordaban el motivo de celebración de estas preciadas fiestas. El pregonero destacó el papel fundamental de los abuelos, padres, autoridades y del propio pregonero en conservar y transmitir la esencia de las fiestas y el por qué de la celebración de la romería más antigua de Canarias.

Durante su pregón, y en clara sintonía con su formación y amor por la música, recordaba la historia de las fiestas a través de los sonidos. «Las Fiestas de El Socorro son sonidos: el sonido de los repiques de campanas; el tajaraste; el tambor y el pito; la diana anunciadora; el sonido de los acordes de `Güimarero’; el sonido del pasodoble; el sonido de los bucios; el sonido de los chasquidos de las castañuelas; el sonido de los voladores; las campanitas de las andas de la Virgen; el sonido del silencio de la procesión de Las Candelas; el sonido litúrgico de La Salve; isas y folías; o el momento mágico durante la misa de 11:00 con la interpretación del Intermezzo de Cavallería Rusticana», son algunos de los que destaca el pregonero.

El pregón comenzaba con una referencia expresa a El Socorro, y, como no podía ser de otra manera, acababa en él. Exactamente, a su Virgen del Socorro. El acto concluía con la actuación musical de la Agrupación Vocal Amigos del Arte, dirigida por el propio Don José Miguel González, deleitando a los presentes con su buen hacer, una vez más, y con la interpretación del tema socorrero ‘Güimarero’, así como del pasodoble Al Socorro.

Tras él, se seguía el ambiente festivo en el Caserío de El Socorro, con el tradicional concierto de la Banda Municipal de Música Patronatos Amigos del Arte.

      

Fotografía: Kevin Rodríguez